Can Panxeta – La Lareña

Desde 1852

Fué el año 1852 cuando mi antepasado Francisco Marroig Ferrer (1 ª generación) nacido en Bunyola en 1835 , con solo 17 años, decidió poner un horno en la actual Plaza de la Constitución, 5 de Soller. Esta dirección antes se llamaba puente plaza“,  ya que era un lugar situado al lado del Torrent Major y que dividía el pueblo en dos. A este horno le puso el nombre de Forn des Pont  y que popularmente se le conocía por Can Panxeta.

En esta misma dirección continuó el negocio su hijo Antoni Marroig Alcover (2ª generación) el cual fue quien puso el nombre de La Lareña en recuerdo a una chica que conoció en un pueblo de Puerto Rico de nombre Lares. Llevó el negocio junto a su esposa Magdalena Oliver y en esta época era lo que se llamaba un colmado. Llevaron juntos la tienda hasta 1912 año en que murió, su esposa siguió hasta 1929. Después continuó con el negocio su hijo Francisco Marroig Oliver y más tarde se incorporó su hermano Andrés Marroig Oliver (3ª generación y mi abuelo). Francisco estuvo poco tiempo y marchó a otro lugar, pero Andreu siguió en el horno de la plaza , que aún, en 2011, existe en el mismo lugar.

Mi abuelo llevó el horno hasta 1967 junto con su esposa Margarita Amengual. Fue ese año cuando mi padre Antoni Marroig Amengual (4ª generación) se puso al frente del negocio con mi madre Aina Pomar Pomar.

Fue en 2010 que pasé a llevarlo (Andreu Marroig Pomar) siendo así la quinta generación que lo hace.

Actualmente, en cuanto a producción, se sigue con la elaboración artesanal de diferentes dulces: Ensaimadas, de todo tipo, croissants, cocas de Nadal, pasteles, cuartos… siguiendo las recetas de las diferentes generaciones que han llevado el negocio.

De nuestra tradición y trabajo han salido diferentes reportajes en la prensa, además de participar en programas de televisión y de radio. También podéis encontrar información sobre la tradición del negocio en La gran enciclopedia de Mallorca.

La Lareña Can Panxeta Nosotros